Síguenos en facebook 

portal transparencia

Nueva gestión alumbrado público

Geside alumbrado red

Calendario de Eventos

<<  Abril 2017  >>
 Lun  Mar  Mie  Jue  Vie  Sab  Dom 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Paisajes de Calzada

P6260567.JPG

Dirección y Contacto

Plaza de España, nº 1
13370 CALZADA DE CALATRAVA
Ciudad Real (España)
Tel.: (+34) 926 875 001
Fax: (+34) 926 875 110

"Las Caras". Acuerdo para solicitar la declaración de Interés Turístico Nacional PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 09 de Abril de 2014

Participación en el Juego de La Corporación Municipal de Calzada de Calatrava acordó por unanimidad comenzar los trámites para solicitar la declaración de Interés Turístico Nacional para su Juego de las Caras, que ya es de Interés Turístico Regional desde 1993 en Castilla-La Mancha.

En la sesión extraordinaria de abril, presidida por el alcalde, el popular Félix Martín, salió adelante esta solicitud por acuerdo de sendos grupos políticos, conscientes de la gran importancia que tiene para la localidad calatrava este Juego de Las Caras, uno de los momentos cumbres de la Semana Santa de Calzada de Calatrava, única celebración profana del Viernes Santo en Castilla-La Mancha.

Como decía el alcalde Calzadeño “en este juego se fusionan lo lúdico o festivo con lo religioso, no hay más que ver la fuerte demanda por ser ´baratero´ para Las Caras, de ahí que el pleno unánime hayamos decidido emprender los trámites para la declaración de Interés Nacional, que cuenta con el beneplácito y apoyo de la sociedad calzadeña”. Este juego forma parte a su vez de la Ruta de la Pasión Calatrava, semana santa comarcal de Interés Turístico Regional.

Unanimidad también a la hora contratar la gestión del alumbrado público

También salió adelante, por unanimidad, la adjudicación del servicio público de gestión integral del alumbrado a la empresa Geside, “con el objetivo de ahorrar en el consumo de energía con la instalación de nuevas luminarias de bajo consumo. Además, se consigue una gestión informatizada del alumbrado público, y, sobre todo, una importante reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera”, indicó el portavoz del grupo municipal popular, Salvador Laguna.

Entre otros asuntos de trámite, por último, se establecieron las funciones de la nueva concejala María José Castillo, edil de Medio Ambiente, Juventud y Festejos, quien pasará a ser a su vez la representante del Ayuntamiento calzadeño en el Consorcio RSU de Ciudad Real.

Monedas utilizadas en el Juego de Las caras

La Semana Santa de Calzada es especial y distinta, “Las Caras”, de Interés Turístico Regional desde hace 21 años 1993, vienen a demostrarlo. Se trata de un juego de azar, en el que la gente apuesta importantes cantidades de dinero. Jugar a Las Caras es una antiquísima tradición de Calzada. No se sabe cuándo ni cómo empezó; pero se ha practicado sin interrupción desde épocas muy lejanas, y en ninguna parte existe algo parecido.

Este juego se desarrolla así: hay una persona que tiene la banca, y los demás, que son los que apuestan y reciben el nombre de puntos, se colocan en corro en torno al ‘baratero’, que es quien organiza el juego y cuida de que se haga con normalidad.

Para jugar, se cogen dos monedas antiguas de cobre del reinado de Alfonso XII, con la cabeza del rey y el escudo bien visibles. El que tiene la banca junta las piezas, quedando a la vista la cara de las monedas. Esta colocación es importante, y a veces se pide la comprobación. La gente del corro, los puntos, apuestan su dinero y el banquero pone en el suelo la misma cantidad. Cuando ya ha casado a todo el corro, se retira a un lado cualquiera y después de hacer visibles las piezas las tira al aire.

Es el momento de la verdad: si al caer al suelo y botar salen las dos caras hacia arriba, el baratero grita: ¡Caras!, y la banca recoge todo el dinero de las apuestas hechas. El ‘baratero’ recibe, aunque no siempre, una propina, pues él suele ser el dueño de las piezas y el que se ocupa de la organización del corro.

Si, por el contrario, después de caer y botar quedan visibles los escudos, entonces la palabra que pronuncia es: ¡Cruces!, y son los puntos quienes recogen el dinero de sus respectivas apuestas, pues perdió la banca. Esto supone que el jugador que lanzó las piezas deje de hacerlo y el ‘baratero’ las entregue al siguiente que la haya pedido. En caso de ganar los del corro, no hay propina para el organizador.

Pero puede ocurrir que, al caer las piezas, quede cada una de lado diferente. En este caso, el ‘baratero’ vocea: ¡Cara y Cruz!, con lo que no gana nadie. Se recogen las piezas, las entrega al banquero y vuelve a iniciarse el juego.

Las piezas, como antes se ha dicho, tienen que estar juntas y, abajo y arriba, a la vista, tienen que tener la cara del rey. Si no están de esta manera, existe trampa. Por eso, y aunque no se lo pidan, quien tiene la banca ha de enseñarlas siempre al baratero.

Los puntos, aunque tengan el dinero y las piezas estén en el aire, pueden retirarse de la jugada diciendo: ¡Barajo! A partir de este momento ni pierde ni gana, es como si no hubiese realizado apuesta. Esta expresión también puede indicar la necesidad de anular la jugada si se ha observado alguna irregularidad.

Estas reglas son muy sencillas y están absoluta y plenamente aceptadas, por lo que no se conoce que nunca hayan existido problemas, a pesar de la mucha gente que interviene y de la cantidad de dinero que hay en juego.

Las Caras pueden tener su origen en que, cuando Jesús fue sacrificado, los soldados se jugaron sus vestiduras. También podría estar motivado por el hecho de que Judas se jugase las treinta monedas que recibió por el “vendimiento” de Jesús.

Las Caras se juegan el Viernes Santo exclusivamente, desde por la mañana hasta la procesión del Entierro de Cristo. En este día Dios ha muerto; no hay quien nos juzgue. El juego, prohibido durante todo el año, puede realizarse con entera libertad.

Unos días antes, los habituales ‘barateros’ preparan sus corros pintando círculos con cal y poniendo en el centro su nombre o sus iniciales. Esto se hace en ciertas esquinas y, sobre todo, en la calle Real y Plaza de España, si bien los corros más importantes se organizan en el Casino y en la Obrera, que son dos sociedades recreativas privadas, pero que este día abren sus puertas a todo el mundo. Es normal que en estos corros haya bebidas y aperitivos para festejar los éxitos y apagar los sofocos de las pérdidas.

Gente de toda la comarca y de zonas lejanas viene este día a Calzada con el exclusivo fin de jugarse los cuartos, pues aquí, y sólo aquí, existe este juego, que tiene una raigambre secular. Es muy difícil calcular el dinero que se mueve en esta fecha, pero no resulta exagerado cifrar en miles de euros la cantidad que cae al suelo y cambia de bolsillo según salga cara o cruz, dentro de un ambiente extraordinario de convivencia.

A pesar del volumen que, en conjunto, se pone en juego, no representa problemas para ninguna economía, incluso la más modestas, porque, y de antemano, cada uno tiene pensado lo que se va a jugar. La elevada cantidad está en relación a la gran participación de gente. Se vive como algo íntimamente ligado al Viernes Santo, en su vertiente festiva, y no como vicio. El juego de Las Caras no se perderá nunca, porque los calzadeños lo llevan muy dentro.

 
panoramica