Oficina de Turismo

Calle Constitución, nº 13 (P.Baja)
C.P. 13370 Calzada de Calatrava
CIUDAD REAL (ESPAÑA)

TLF: (+34) 926 26 21 20
FAX: (+34) 926 26 21 20

Paisajes de Calzada

FOTOS VARIAS 078.jpg

Dirección y Contacto

Plaza de España, nº 1
13370 CALZADA DE CALATRAVA
Ciudad Real (España)
Tel.: (+34) 926 875 001
Fax: (+34) 926 875 110

Ntro. Padre Jesús Nazareno PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 03 de Junio de 2009
Esta imagen debió procesionar ya desde el siglo XVII en la mañana del Viernes Santo acompañada de otras, siguiendo la tradición castellana de sacar todos los pasos procesionales con el fin de rememorar de manera cronológica las diferentes escenas de la Pasión.

Tal y como nos lo demuestra la documentación gráfica conservada, sabemos que la actual imagen de Ntro. Padre Jesús, procesionó por primera vez en la Semana Santa de comienzos de la década de 1.940.

Esta nueva imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno, obra anónima, por sus características formales queda cercana a la obra del valenciano Francisco Pablo que tanto trabajó para nuestra ciudad.

La escultura es de maniquí articulado en la que solamente se talla cabeza, manos y pies. Como imagen de vestir, su atuendo fue, en principio, la antigua túnica conservada, aunque por diversos motivos es sustituida por una nueva, imitando a la anterior, realizada en el año 1.987 para procesionar al año siguiente.

El rostro, está tallado con una cierta dulzura y suavidad, a pesar de remarcar las facciones, pómulos, nariz, etc., para incidir mucho más en el sufrimiento y la debilidad física debido, no sólo al castigo, sino también por el ayuno que Jesús sufrió durante su proceso.

Sus cejas arqueadas unen su ceño con la nariz y su boca entreabierta, que deja ver sus tallados dientes, como síntoma de fatiga. Sus ojos, de cristal, muestran una mirada profunda dirigida hacia el espectador que la contempla como si quiera transmitirle el mensaje de que su Pasión y Muerte están motivada para redimir nuestros pecados.

La barba enfatiza mucho más el aspecto lineal de su rostro para hacer hincapié en su dolor. El pelo natural sirve para marcar aún el realismo propio de estas esculturas que está encaminado a estimular al fiel. Sus manos, bien trabajadas, aunque la mano que soporta la cruz no posee esa capacidad expresiva que requiere la escultura por tener tallados sus dedos unidos entre sí. Los pies, perfectamente trabajados aunque vayan ocultos por la túnica, muestran la tensión propia de la caída y del intento por incorporarse.

Las potencias y la corona de espinas son las mismas que poseía la imagen destruida. En los últimos ha procesionado sin el antiguo fajín, que ha sido sustituido por un cíngulo pendiente del cuello, anudado a la cintura y prolongado hasta los pies y así cumplir la profecía como cordero llevado al matadero.

El Cirineo.

Simón, llamado El cirineo por pertenecer a la región de Cirene, (norte de África), es uno de los personajes más representados en la iconografía pasionista. Venía del campo con sus dos hijos y, al encontrarse con el cortejo que llevaba Jesús hacia el martirio, es obligado a portar la Cruz de Jesús ante su caída por la debilidad de su cuerpo, gesto humano digno de imitar y que es reproducido en esa frase que dice Aque cada uno cargue con su cruz y me siga.

Respecto a la imagen del Cirineo, al ser antigua y adaptarla al nuevo paso, las manos no sostienen la cruz. El artista refleja fielmente la figura corpulenta de un hombre que viene de trabajar sus tierras y es obligado a portar la cruz.

Se trata de una escultura totalmente tallada que lleva una túnica corta siguiendo modelos de aquella época. El rostro, bien trabajado, presenta a un hombre de nariz aguileña, ojos de cristal azules, barbado, boca entreabierta por el esfuerzo y el pelo de color rubio cobrizo está trabajado, al igual que la barba, en grandes mechones en donde la gubia profundiza como si de técnica de trépano se tratara para producir así un gran efectismo de claroscuro y volumetría.

Los brazos y manos muestran a un hombre fornido, al igual que sus piernas, que van calzadas por unas botas de piel a imitación de los modelos de la Antigüedad.

El paso de Ntro. Padre Jesús iba portado en andas, pasando después a la carroza y trono actual.

Desde 1.987 procesionó con una carroza encargada al valenciano D. Miguel Sánchez Cervera, maestro fallero, que con la adquisición del nuevo trono fue readaptado al paso de Cristo Resucitado.

La canastilla se construye según dibujo original de D. Manuel Guzmán y sigue los preceptos del neobarroco. Realizada en madera de caoba preparada para barnizar, con la posibilidad de una posible policromía posterior.

La canastilla es una de las obras más interesantes que procesiona en la provincia Ciudad Real. El barnizado actual no le resta calidad aunque debería ser dorada y policromada para adquirir no solamente la vistosidad, sino también la concepción barroca con la que fue ejecutada, máxime, si tenemos en cuenta que las dos obras anteriores que realizó el artista para hermandades de Calzada están doradas y policromadas.

El trono se compone de un toro o bocel sobre la mesa, en la que descansa la canastilla propiamente dicha. Este bocel está formado por unos listeles sobre los que se talla el toro, ornamentado con una decoración floral entre óvalos calados, y con un pseudocontario.
La canastilla, tanto en planta como en alzado, presenta en todos sus lados la utilización de elementos mixtilíneos a base de entrantes y salientes que la dividen en diversos paños marcados por grandes remates vegetales en las esquinas, poseyendo el central un tarjetón con el relieve que representa a Jesús Nazareno cargado con la cruz.

La base, formada por planos cóncavo-convexos que la dotan de gran movimiento al igual que toda la canastilla, está decorada con molduras que semejan gallones sobre las que se dispone un interesante adorno calado formado por entrelazos y decoración vegetal. Sobre ella dos contarios que remarcan el paño convexo, también calado, con decoración vegetal simétrica en torno a un tondo o tarjetón en los paños laterales y frutos en el frontal y trasero, enmarcada por dos cabezas de angelotes al más puro estilo barroco de las canastillas del siglo XVII.

En su parte superior dos franjas con decoración de sarta de ovas y flechas y hojas de acanto. Composición y decoración basada en láminas de los tratados de arquitectura del bajo renacimiento, sobre todo del libro IV de Serlio. Toda la canastilla está rematada por una crestería formada por decoración vegetal a modo de roleos que parte de una concha central muy estilizada.

En los vértices y centro, tanto laterales como frontal y trasero, se rematan por grandes y hermosas cartelas de cueros recortados, de tradición manierista, exornada con decoración vegetal y coronada por una estilizada hoja de acanto. En su parte inferior aparecen tallados una serie de frutos.

Los faldones son de terciopelo morado con un sencillo remate basándose en flecos de hilo de oro. El buen hacer del maestro queda reflejado en esta canastilla a pesar de carecer de faroles.

Al ir portado sobre ruedas este paso pierde gran parte de su fuerza, así como ve disminuida su belleza con respecto a ser llevado sobre hombros.

El exorno floral con el que procesiona, cumple estrictamente la decoración de un paso de Cristo pues sale a la calle adornado con claveles rojos y, a veces, acompañados por lirios; De este modo, se ha conseguido convertirlo en uno de los pasos más emblemáticos de nuestra Semana Santa.

(Textos sacados del libro Calzada Penitente, Pasos, Cofrades y Cofradías, de los autores Enrique Herrera y Juan Zapata)

 
panoramica