Pecado Mortal Imprimir
Jueves, 04 de Junio de 2009

Todas las tardes de cuaresma sale el “Pecado Mortal”, donde parejas de mujeres, cargadas con un antiguo farol de aceite, un cestillo en el que echar la limosna y una campanilla la cual se hace sonar rítmicamente, cumplen la promesa (realizada por muy diversos motivos) efectuada por la mujer que porta el cestillo y la campanilla. Un dato muy curioso de esta actividad es que el pecado mortal tiene que salir todos los días sí o sí, llueva o granice, haga calor o frío, y además este no puede entrar dentro de ninguna casa ni dentro de ningún sitio durante su salida a las calles.

Recorren las calles del pueblo pidiendo limosna a los vecinos; el dinero racaudado se destina a celebrar misas para las ánimas del Purgatorio. El origen remoto del Pecado Mortal serian las Cofradias de Ánimas que aparecen en el siglo XVII, aunque con algunas derivaciones. El único testimonio en el que se aprecian ciertas analogías aparece en las Ordenanzas de la Hermandad de El Salvador del Mundo, fechadas en 1.760. Antiguamente se cantaban canciones alusivas a las ánimas durante la colecta: "Para los que están en pecado mortal, para hacer bien y decir misas".